Narrativa española, Novela contemporánea

CONTIGO APRENDÍ – Silvia Grijalba

Quién no ha soñado con cambiar su rutinaria y asfixiante vida por otra confortable,  espléndida y divertida. Es el clásico cuento de hadas que hemos mamado de pequeños, que se nos ha metido en las venas a golpe de fantasía. Así vamos luego; soñando con escenarios imposibles, con bellezas extraterrestres, con nutridos fondos de armario, con mansiones palaciegas, y pretendientes ricos y guapos. Yo he poblado mis sueños con muchas de estas imágenes y, estoy por asegurar, que es el origen de muchas de mis frustraciones. Te haces a la realidad a fuerza de hostias.
A ver cuando cambiamos esos cuentos infantiles por historias verdaderas, y enseñamos a los niños desde pequeños que la vida hay que currarsela, pero ¿nos dormiríamos igual?.

En esta historia un hombre de pueblo emigra a otro continente para lo que se ha dado en llamar “hacer las Américas”, y vaya si las hace.
José, un hombre de condición humilde pero muy ambicioso, se traslada a Cuba donde a base de tesón e inteligencia logra hacerse rico, pero esto no le basta. Quiere formar una familia, casarse y tener hijos.
Pero no le vale una mujer cualquiera, quiere una mujer española como dios manda, de las de antigua usanza, de las dedicadas al esposo, a los hijos, y a los bordados. José piensa que no hay mejor sitio que su propio pueblo para encontrarla, de manera que, un buen día, aparece por sus calles como un rey mago montado en una carroza y deja bizcos a todos sus humildes aldeanos con su despliegue de millonario.

José pide que le elijan a la más guapa del pueblo para hacerle el mejor regalo que haber pueda; pasar de una vida de pobreza y penurias a una vida rodeada de lujo. Y así lo hacen. Sus vecinos le ofrecen a Mª Luisa, una preciosa joven a la que acaba de dejar en la estacada su novio Fernando. Así que del despecho que la maldecía con un futuro de solterona amargada pasa a ser la esposa y dueña de toda una fortuna.

En Cuba Mª Luisa se convierte en una refinada y elegante mujer de la que José se acaba enamorando perdidamente.

El libro te engancha desde la primera página, no solo porque el principio y todos los sucesos posteriores te mantienen pendiente de los caprichos de Mª Luisa y de la paciencia del sufrido José, si no porque la autora escribe maravillosamente bien.

Sinopsis

Cuando José volvió a España, buscando la mujer más bella de la comarca, nadie tuvo dudas: la elegida sería María Luisa. Y cuando Fernando, su verdadero amor, después de años de promesas incumplidas se desposó con otra, de nuevo nadie tuvo dudas: María Luisa aceptaría a José, y a una nueva vida con él en Cuba. Allí, María Luisa se contagió de la sensualidad y la libertad de la isla, y José se entregó a su esposa. Sus vidas dieron entonces un vuelco inesperado: el reencuentro con Fernando en Nueva York, el embrujo de las fiestas, la moda y la alta sociedad neoyorkina con personajes como Fred Astaire y Dorothy Parker cambiaron para siempre su destino. Historia excepcional de amores cruzados, de pasiones incontrolables, de engaños y de una mujer valiente que supo reinventarse así misma.

Sobre su autora

Silvia Grijalba nació en Madrid en 1967. Es escritora, periodista y letrista de canciones.

Vinculada al diario español El Mundo desde sus inicios profesionales y los del propio periódico, fue redactora en la sección de cultura del mismo. Ha colaborado en otros medios especializados en música como GlamourRuta 66Rolling Stone o Vogue.

Se desligó del ámbito profesional como periodista para dedicarse por entero al mundo de la literatura.​ Escribió sus primeras dos novelas, Alivio rápido (2001) y Atrapada en el limbo (2005); seis años después con Contigo aprendí (de tintes autobiográficos), una obra que transcurre entre España, Cuba y Nueva York, donde narra la vida de su abuela paterna casada con un indiano​ ganó el Premio Fernando Lara de Novela dotado con 120 000 euros.

Desde 2017 dirige el Instituto Cervantes de El Cairo y Alejandría.

Ficha técnica

Nº de páginas: 304
Editorial: Planeta
Edición: 2012

Mi puntuación

8 de 10