Autoayuda, Narrativa extranjera

El Principito – Antoine de Saint-Exupéry

Tenía que hacerle un sitio a este monumento literario en mis reseñas. Si alguien piensa que este relato de Antoine de Saint-Exupéry es para niños, se equivoca. Este libro es para adultos. Para recordarnos al niño que todos llevamos dentro, y en especial para decirnos que dejar de tener la mente abierta y cerrarnos la ventana de la imaginación, es un problema gordo para toda la humanidad.

Se lee rápido, y se entiende, si se abre el corazón a cualquier idea por absurda que parezca a priori. Es imposible captar su esencia si eres un mameluco encerrado entre cuatro paredes forradas de normas que a saber quien las inventó ni con qué intención, pero que tu sigues a rajatabla y ciegamente. A estos mejor les aconsejo que no lo lean, no es para ellos.

Para todos los demás, que estoy segura son muchos más, a diós gracias, les invito a que lo lean de vez en cuando. Porque cada vez que lo lean, lo van a redescubrir, y les va a mostrar nuevas galaxias.

Esta pequeña joya encierra en sus páginas un delicioso viaje al interior de cada uno. Un viaje que nos ayuda a ver el mundo que nos rodea desde otra perspectiva, la que no se muestra a los ojos. Nos plantea la necesidad de un renacimiento vital constante sin la venda de los convencionalismos o de creencias que nos limiten.

Todos nosotros somos el principito si empezamos a creer en nuestra propia visión del mundo. Y podemos ser más libres si nos dejamos llevar de su mano.

SINOPSIS

Fábula mítica y relato filosófico que interroga acerca de la relación del ser humano con su prójimo y con el mundo, El Principito concentra, con maravillosa simplicidad, la constante reflexión de Saint-Exupery sobre la amistad, el amor, la responsabilidad y el sentido de la vida.

Viví así, solo, sin nadie con quien hablar verdaderamente, hasta que tuve una avería en el desierto del Sahara, hace seis años. Algo se había roto en mi motor. Y como no tenía conmigo ni mecánico ni pasajeros, me dispuse a realizar, solo, una reparación difícil. Era, para mí, cuestión de vida o muerte. Tenía agua apenas para ocho días.

La primera noche dormí sobre la arena a mil millas de todatierra habitada. Estaba más aislado que un náufrago sobre una balsa en medio del oceano. Imaginaos, pues, mi sorpresa cuando, al romper el día, me despertó una extraña vocecita que decía:

-Por favor…, ¡dibújame un cordero!

-¿Eh!?

-Dibújame un cordero…

SOBRE EL AUTOR

Antoine de Saint-Exupéry nace en Lyón el 29 de junio de 1900 en el seno de una antigua familia aristocrática. Tras recibir educación en diversos colegios religiosos, al término de sus estudios secundarios intenta entrar en la Escuela Naval, pero no aprueba los exámenes de ingreso.

Antoine de Saint-exupéry

En 1920 cumple el servicio militar en la Fuerza Aérea, y a partir de entonces la aviación se convierte en la gran pasión de su vida. Su primer cuento ve la luz en 1926, el mismo año en que comienza su carrera de piloto en la compañía Latécoère. Poco después es destinado a Cabo Juby, donde escribe su primera novela, Correo del sur (1928). De África se traslada a Suramérica con el encargo de establecer nuevas líneas comerciales. Allí concluye Vuelo nocturno, que se publica en 1931 con enorme éxito y obtiene el premio Fémina.

A partir de 1935, Saint-Exupéry trabaja como corresponsal de los periódicos Intransigeant y Paris Soir en Rusia y España, y con su avión Simoun participa en diversos raids como el París-Saigón y el Nueva York-Tierra del Fuego. Todos estos recuerdos, acumulados en diez años de vida aventurera, los vuelca en su novela Tierra de hombres (1939). A los pocos meses, desatada la Segunda Guerra Mundial, combate como piloto de reconocimiento y, tras la caída de Francia, se instala en Nueva York.

En la gran ciudad norteamericana escribe Piloto de guerra (1942), fruto de sus experiencias durante la contienda, y El Principito (1943), cuento infantil de gran originalidad que lo hizo universalmente famoso y que se ha convertido en uno de los fenómenos literarios más importantes de este siglo. En breve se reincorpora al servicio activo en el norte de África, donde escribe una obra de reflexiones filosóficas y políticas titulada Ciudadela, que sería publicada póstumamente (1948). El 31 de julio de 1944, Antoine de Saint-Exupéry despega de un campo de aviación de Córcega para cumplir una misión de la que no regresaría jamás.

FICHA TÉCNICA

Nº de páginas: 96
Editorial: Salamandra
Año de edición: 2001

Mi puntuación

9/10